Nester Blog

Diferencias entre alquilar de forma particular o con gestor

En el blog de esta semana explicaremos una de las grandes cuestiones que aparecen cuando queremos poner en alquiler una vivienda: ¿lo hago por mí mismo o a través de un profesional?

Primero de todo, deberás valorar una serie de criterios a tener en cuenta que van a decantar la respuesta hacia un lado u otro. Básicamente se trata de un criterio donde deberás valorar el equilibrio entre el coste y tiempo que inviertes con el beneficio o rentabilidad que obtienes a cambio.


Alquilar con gestor: coste

Para ver si nos rentabiliza más alquilar nuestro inmueble de forma particular o con un gestor, debemos tener en cuenta uno de los factores más relevantes: el coste de un gestor de propiedades. El coste monetario es uno de los criterios que hay que tener en consideración a la hora de tomar una decisión. Normalmente, una agencia o gestor de inmuebles comisiona sobre un 5% y 10% de la renta mensual de un alquiler. Eso sí, se ocuparán absolutamente de todo, sin que tengas la necesidad de preocuparte ni invertir tiempo en gestionarlo.

El coste que pueda tener la contratación de una agencia siempre es negociable y puede variar en función del número de inmuebles a gestionar o de las funciones encomendadas. Puede ser que contrates a la agencia con un mandato específico para que busquen un inquilino o para hacer la gestión integral de todo el alquiler, con lo que el coste será modulable. A modo de ejemplo, por un alquiler de 500€-800€ podemos estar pagando una tarifa mensual de 50-100€ por la gestión completa.


Beneficios de alquilar con un profesional o agencia inmobiliaria

La agencia se encargará de todo el proceso que supone la gestión propia del alquiler: publicar las viviendas en los portales inmobiliarios, hacer un estudio del precio de mercado, escoger a los inquilinos, realizar el contrato de arrendamiento, controlar los pagos, atender a requerimientos, etc.

Este último punto también se relaciona con el segundo criterio a tener en cuenta para valorar la contratación de un agente: el tiempo. Si uno cree que tendrá tiempo para poder hacer frente a las tareas que acompañan la gestión del alquiler está claro que la autogestión ganará peso. Si que es verdad que una vez la vivienda está vacía y se necesita buscar a un nuevo inquilino se requiere de mucho más tiempo del que se necesita una vez el inquilino ya vive dentro. Por ello, muchas personas contratan los servicios de una agencia para ahorrarse el tiempo y las gestiones iniciales para, posteriormente, gestionar ellos mismos el día a día a de la vivienda.


A modo de resumen

En conclusión, deberemos tener dos aspectos a tener en cuenta para valorar la contratación de una agencia: la relación coste-beneficio de su contratación y el tiempo. Para aquellos que no quieran preocuparse de nada y dejar en manos de un profesional la propia gestión se recomienda acudir a un profesional. En cambio, si tu número de inmuebles es relativamente pequeño y dispones de tiempo libre para atender a los requerimientos que supone tener alquilado un piso la autogestión será un aspecto para considerar.




¿Aún no sabes cómo calcular la rentabilidad de un alquiler? En este artículo os compartiremos una serie de consejos y trucos para que podáis calcular la rentabilidad de vuestro piso en alquiler y os mostraremos qué deberéis tener en cuenta para que dicha opción sea la más acertada. ¡Vamos allá! 


Aspectos clave

Hay dos aspectos que deberemos tener en cuenta si vamos a adquirir un inmueble para alquilarlo: 


Fórmula cálculo rentabilidad de alquiler

El cálculo de la rentabilidad se hace a través de una fórmula relativamente sencilla: 

Ingresos del alquiler / Precio de la vivienda * 100 

Con un ejemplo lo entenderemos mejor. Imaginemos que el precio de compra de la vivienda son 200.000€ y que queremos cobrar un alquiler mensual de 1.000€. 

  1. Calcular ingresos anuales del alquiler: 1.000€ x 12 = 12.000€ 
  1. Dividir renta anual por el precio de c/v: 12.000 / 200.000 = 0,06 
  1. Multiplicar por 100: 0,06 x 100 = 6% 

Ahora ya sabemos la rentabilidad bruta anual que nos supone ese alquiler. Pero le llamamos rentabilidad bruta porque esa no es la cantidad neta que va a llegar a nuestro bolsillo al final de cada año. 



¿Cómo calcular la rentabilidad neta de un alquiler?

Para calcular la rentabilidad neta anual deberemos restar otros costes y gastos que nos supone tanto la compra como la tenencia de ese inmueble. Hay algunos costes que son fijos y hay otros que son variables. Podemos dividir los gastos en 3 categorías: 

Son todos aquellos gastos necesarios que debemos asumir para la adquisición de la vivienda. Aquí entran los gastos de notaría, los impuestos, los gastos de inscripción y los gastos de reformas que debemos realizar. 

Todo ello nos dará el coste total de la inversión.   

Son aquellos a los que tendrás que hacer frente, cobres o no cobres la renta mensual. Por eso se les denomina fijos. Aquí encontraríamos los gastos de comunidad de propietarios, el IBI, los seguros, los servicios de consumos mínimos y los gastos de administración si usamos a terceros para gestionar nuestra vivienda (agentes inmobiliarios).  

En este apartado vamos a poner todos aquellos gastos en los que podamos incurrir para mantener la vivienda en buenas condiciones y habitable. De este modo, la haremos más atractiva para los inquilinos y eso se podrá traducir en mayor rentabilidad. Estamos hablando de reparaciones, derramas y gastos de puesta a punto de la vivienda. 




Ejemplo de cálculo de rentabilidad neta

Tomando en consideración todo lo anterior vamos a poner un ejemplo de cómo se calcula la rentabilidad neta de un inmueble de alquiler. 

  1. Precio de la compraventa + gastos de inversión (notario, registros, reformas, etc.): 200.000€ + 20.000€ = 220.000€. 
  1. Renta anual bruta: 12.000€ 
  1. Gastos fijos: 2.000€ (Comunidad, IBI, Seguros, etc.) 
  1. Gastos de mantenimiento: 1.200€ (puesta a punto, reparaciones, etc.) 

Con esto vamos a aplicar la fórmula de cálculo de la rentabilidad neta:  


(Ingresos anuales – gastos) / inversión x 100 


Con los ejemplos anteriores quedaría de la siguinete manera: (12.000€ – 3.200€) / 220.000€ x 100 = 4% 

Si nos fijamos, de la rentabilidad neta a la bruta hemos disminuido 2 puntos y nos alcanza una rentabilidad neta anual del 4%, aun así, si lo comparamos con otros productos de inversión la rentabilidad de un inmueble en alquiler es buena. Además, hay que tener en cuenta la propia revalorización del activo a lo largo del tiempo. 

Por último, debes tener en cuenta que para una mayor rentabilidad deberás llevar una gestión eficiente y lo más automatizada posible. Para ello, desde Nester ofrecemos una plataforma completa e intuitiva que permite la gestión integral del alquiler de forma totalmente rápida, fácil y completa. 


¿Conoces la importancia de una buena gestión integral del alquiler? Es muy posible que hayas llegado hasta aquí porque tienes un inmueble y estés pensando en alquilarlo. Sabemos que no es facil decidirse por miedo a que la gestión te lleve mucho tiempo o por los posibles conflictos que te puedes encontrar en un futuro.  

Si esta es tu situación la mejor recomendación es que delegues la gestión integral del alquiler a expertos en el alquiler de viviendas y que conozcan las leyes que lo rigen.  

En este artículo te explicaremos qué se entiende por gestión integral del alquiler, cuál es su funcionamiento y por qué es beneficioso para el arrendatario.  


¿Qué es la gestión integral del alquiler? 

La gestión de alquiler integral es un servicio dirigido a los arrendadores en el cual una empresa especializada en arrendamientos se encarga de toda la gestión desde el primer momento. Es decir, desde que el propietario de la vivienda decide alquilar el inmueble hasta la finalización del contrato con el arrendatario.  

Así el arrendador no tiene que dedicarle su tiempo libre y sabe que toda la gestión se ha realizado de forma profesional, eficaz y acorde a la legalidad vigente.  


¿Cómo funciona? 

Ahora que ya sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de gestión de alquiler integral vamos a ver con detalle cómo funciona y qué implica.  


La gestión del alquiler tiene tres fases:  

  1. Antes de alquilar 

Ahora que ya decidido poner el inmueble en alquiler hay una serie de pasos que debes seguir:  

2. Durante el alquiler 


3. Después del alquiler 


Como podéis comprobar, hablamos de gestiones que nos llevarán mucho tiempo y que será necesario buscar a profesionales que nos puedan asesorar en diversos temas.  

Contar con una empresa que realice la gestión de alquiler de tu inmueble no solo te ahorra tiempo; también te garantiza la resolución de cualquier incidencia de manera profesional, sin quebraderos de cabeza.   


¿Qué ventajas tiene para el arrendador? 

Si ahorrarte tiempo y dinero no te parecen ventajas suficientes para delegar la gestión, vamos a darte más motivos:  


¿A qué suena bien? 

Pues imagina ahora que todo esto lo puedes tener a cualquier hora los siete días de la semana en tu teléfono u ordenador.  

Este es el servicio que te ofrecemos en Nester. El registro solo te llevará cinco minutos y el resto nos ocupamos nosotros. Ya se trate de un solo inmueble o varios, en Nester te ofrecemos el mejor servicio para que no tengas que preocuparte por nada.  




En este artículo os explicaremos de forma sencilla y rápida los distintos tipos de contratos de arrendamiento de vivienda que existen en el sector inmobiliario. ¡Empezamos! 

Antes de nada, debemos alertaros de que en este artículo hablaremos concretamente de contratos de arrendamiento de vivienda y señalamos concretamente “de vivienda” porque existen otra tipología de contratos vinculados a activos inmobiliarios que, pese a regular el arrendamiento como tal, distan mucho de los objetivos que tiene el arrendamiento de vivienda, como por ejemplo el contrato de arrendamiento de local comercial o el contrato de arrendamiento de nave industrial, de los que hablaremos en próximos artículos. 


El contrato de larga duración o arrendamiento de vivienda habitual

Este es el tipo de contrato que se nos viene a la cabeza cuando hablamos del alquiler de una vivienda. Como dice el título esta tipología de alquiler es la que regula los contratos de arrendamiento cuyo destino es satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario, es decir, el alquiler como vivienda habitual del inquilino, pero durante un periodo mayor de tiempo. 

Es importante tener en cuenta la finalidad por la que se constituye o firma este tipo de contratos y es que “satisfacer la necesidad permanente de vivienda” determinará las condiciones y elementos básicos como la duración, precio, fianzas, derechos y obligaciones de las partes, etc. 

Este tipo de contrato viene regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y sus aspectos principales tienen que ver con la duración, ya que con carácter general esta debe ser de cinco años si se trata de un arrendamiento entre personas físicas o de siete años si el arrendador es una persona jurídica.  

Las ventajas que ofrece este tipo de contrato es que ofrece una gran estabilidad tanto para el inquilino como para el propietario. 


El contrato de temporada o arrendamiento para uso distinto de la vivienda

Pese a que el arrendamiento para uso distinto de vivienda también está regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos se trata de una tipología de contratos donde el acuerdo de las partes tiene mayor relevancia al no sujetarse dichos pactos a lo dispuesto en el Titulo II de la citada Ley. 

Para distinguir la naturaleza del contrato y ver si estamos ante uno de temporada o de vivienda habitual, ha de estarse al contenido de sus estipulaciones, no a la simple denominación del contrato ni a lo que las partes, subjetivamente, manifiesten sobre tal pretensión. Es decir, aunque las partes hayan titulado el contrato con los términos “arrendamiento de temporada “, lo importante es analizar los pactos y lo que realmente han querido contratar. 

Por lo tanto, la principal característica de los arrendamientos de temporada no persigue que el inmueble se convierta en un “hogar estable” para el arrendatario, sino en un simple alojamiento transitorio y con aspiraciones de temporalidad. 

Por ejemplo, son muy comunes que se usen esta tipología de contratos en el alquiler de pisos de estudiantes, en los que existe una causa objetiva y justificable acerca del motivo por el cuál existe la temporalidad menor a la que impone la LAU en el contrato de larga duración. 

En definitiva, es importante destacar que el pacto sobre precio, garantías, depósitos y duración no está fijado por ley, pero en el contrato deberán especificarse los motivos por los cuales se hace este tipo de contratos y dejar muy claros las obligaciones y derechos de las partes. 


El contrato de alquiler turístico 

Finalmente tenemos el contrato de alquiler turístico. La reforma de la LAU de 2013 excluyó de su ámbito aquellos arrendamientos de temporada que, aún sin ser el arrendador un empresario, se equiparan a los turísticos.  

La principal diferencia radica en el hecho que en los arrendamientos de temporada se cede el uso temporal de un inmueble y el arrendador no presta servicios complementarios. En los turísticos, sin embargo, el propietario ofrece algunos beneficios complementarios propios de establecimientos hoteleros, como limpieza, recepción, ropa de cama, etc. 

Para que un arrendamiento de temporada se considere “turístico” y, por consiguiente, quede excluido del ámbito de aplicación de la LAU, deben darse las siguientes condiciones: 


¿Y cómo se gestionan cada tipo de viviendas? 

Tanto si eres profesional o propietario de algún tipo de vivienda que pones en alquiler -ya sea para larga duración, de temporada o turístico- debes saber que una buena gestión del inmueble siempre es clave tanto en términos de rentabilidad como de relación con los inquilinos. Por ello, recomendamos que ya sea la tipología que sea la vivienda que alquilas la gestiones de un modo profesional y ordenado, algo que te permite Nester, la plataforma de gestión de viviendas en alquiler que permite tener en un solo lugar todas las herramientas necesarias para una gestión automatizada y fácil de los alquileres: gestión de pagos, incidencias, contratos, firmas, etc.  


👇🏻 Descubre más sobre Nester y su plataforma de gestión de alquileres aquí 👇🏻


¡Hasta la próxima! 

En el blog de esta semana os traemos uno de los temas más candentes del momento, la limitación de los precios de alquileres hasta finales de 2022.  

Para ser directos e ir al grano: Todos los contratos de alquiler de vivienda que cumplan una anualidad hasta el 31 de diciembre de 2022 verán limitada la actualización de sus rentas en el 2%. ¿Quieres saber más? ¡Atento! 

La prórroga de alquileres durante todo 2022 

Hace ya casi 3 meses, en concreto el pasado 29 de marzo de 2022, el Gobierno ya aprobó un límite extraordinario a las actualizaciones anuales de la renta del alquiler de viviendas. La inmensa mayoría de los contratos de alquiler utilizan el IPC como referencia y ante la extraordinaria subida generalizada de precios que refleja este IPC, se decidió topar las subidas al 2% anual a aquellos contratos que cumplieran un año hasta el 30 de junio de 2022. 

Ahora, con una inflación que permanece muy alta -del 10% en junio 2022-, el Gobierno ha extendido esta medida hasta finales de año, de modo que todos los contratos de alquiler que cumplan año antes del 31 de diciembre de 2022 solo podrán actualizar su renta con el 2% de incremento máximo. 


¿Cómo funciona el límite a las rentas de alquiler? 

La subida o actualización de la renta es la facultad que tiene el arrendador de incrementar la cantidad que se paga por el alquiler anualmente. Este aumento de la renta suele ir asociado al índice de precios al consumo (IPC), por lo que el porcentaje de variación que sufra éste, es el que se le aplica al importe del alquiler para conocer cuánto ha de pagar el arrendatario en el siguiente año. 

Es importante quela actualización del alquiler esté acordada en el contrato de arrendamiento, ya que si no viene no puede revisarse (artículo 18 LAU)

En particular, esta medida consiste en aplicar a estos contratos de alquiler de vivienda un cambio forzoso en el índice de actualización anual de la renta que opera como límite máximo a esas actualizaciones, a falta de acuerdo entre las partes: en lugar del IPC se les aplica el llamado Índice de Garantía de Competitividad (IGC), que también publica el INE pero que se caracteriza por estar limitado por arriba en el 2% y por abajo en el 0%. 

Para arrendadores que no sean grandes tenedores, es posible pactar con el inquilino una subida de renta superior, si ambos lo aceptan. En el caso de arrendadores que sean grandes tenedores la subida no podrá superar ese 2% en ningún caso. A estos efectos se considera gran tenedor a la persona física o jurídica que sea titular de más de diez inmuebles urbanos de uso residencial o una superficie construida de más de 1.500 m2 de uso residencial, excluyendo en todo caso garajes y trasteros. 



¿Dónde se regula la actualización y el límite en la subida del alquiler para este año? 

Esta limitación se ha dictado mediante el Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, regulándose en el artículo 46 la limitación extraordinaria a la actualización de la renta para los arrendamientos de vivienda, estableciendo un máximo de subida del 2% hasta el próximo 30 de junio de 2022.  


¿A qué contratos afecta la limitación de la subida de alquileres? ¿Y cuáles no?  

La limitación de la actualización de la renta afecta a los contratos de arrendamiento de vivienda sujetos a la Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994, es decir, a los contratos de alquiler de vivienda celebrados a partir del 1 de enero de 1995 en adelante. Con respecto a los contratos de arrendamiento de vivienda de renta antigua, es decir, los celebrados antes del 1 de enero de 1995, el Real Decreto-ley 6/2022 no los cita, por lo que en un principio no parece que queden incluidos.  

La limitación de la actualización de la renta no afecta a los contratos de arrendamiento de local de negocio que seguirán subiendo la renta conforme tengan pactado en el contrato. 


¿Durante cuánto tiempo está limitada la subida del IPC a los alquileres de vivienda? 

Por ahora, el Real Decreto-ley 6/2022 ha establecido que los contratos de arrendamiento de vivienda que tengan que actualizarse hasta el 30 de junio de 2022, se verán afectados por esta medida extraordinaria de subida máxima del 2%. 

No obstante, es muy probable que cuando se acerque el 30 de junio, la medida se amplíe por otro período si la situación económica y de inflación no cambia, tal como ha ocurrido con otras medidas aprobadas durante la crisis económica producida por la pandemia de la COVID. 


Y para acabar un ejemplo… 

El día 1 de junio de 2022 se cumple una de las anualidades del contrato de arrendamiento en el que venía pactado que la renta se actualizaría durante el siguiente año conforme a la variación del PC. 

En este caso se le aplicaría la limitación extraordinaria a la actualización de la renta del 2% previsto, por lo que durante el siguiente año subiría un 2% sobre la cantidad que se venga pagando por el alquiler. 


¿Tienes 5 minutos y los quieres aprovechar?

Property manager, tenemos justo lo que buscas: La guía definitiva que te ayudará a saber cómo digitalizar tu agencia inmobiliaria.

¿Sigues asistiendo a ferias, conferencias e investigando en webs infinitas que nunca van al grano? 🏠 Te presentamos la guía definitiva del sector inmobiliario sin giros ni rodeos. Descarga nuestro ebook para sacar el mejor partido de tus inmuebles.

Alquila tus inmuebles antes que nadie y gestiona tus alquileres con Nester.

Descarga GRATIS aquí 👇

Acceder a bonificaciones de hasta el 60% por renovaciones en edificios

Los datos del último Censo de Población y Viviendas del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que más de la mitad de los edificios residenciales en España es anterior a 1980 y el 81% de los existentes tiene una calificación de eficiencia energética -en términos de emisiones- entre la E y la G.

Con la llegada de los fondos Next Generation EU es posible acceder a subvenciones para introducir cambios en los edificios y las viviendas que permitan eficientar la energía. A través de las diferentes ayudas incluidas en el Programa de rehabilitación para la recuperación económica y social en entornos residenciales del Gobierno de España, se pretenden impulsar actuaciones para realizar reformas e inversiones en el ámbito urbano y rural y reducir -de media- el 30% del consumo de energía no renovable.

Las subvenciones en esta materia, recogidas en el Real Decreto 853/2021, ascienden a 1.151 millones de euros -procedentes de los fondos europeos- y serán concedidas a través de las comunidades autónomas. Además, estas ayudas son de carácter retroactivo y podrán acogerse a ellas quienes hayan realizado reformas a partir del 1 de febrero de 2020 y cumplan los requisitos de las mismas.



El objetivo de este programa es que en noviembre de 2030 se hayan realizado en las viviendas de España un total de 160.000 actuaciones de reforma.

IRPF

Para alcanzar la cifra de renovación de los edificios prevista, las ayudas se complementan con la aplicación de ventajas fiscales en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para propietarios o comunidades de vecinos que hayan iniciado rehabilitaciones en sus edificios entre el 6 de octubre de 2021 y hasta el 31 de diciembre de 2022.

Deducción de un 20%. Cuando se realicen obras para mejorar la eficiencia energética de la vivienda habitual o alquilada, siempre que se reduzca al menos un 7% la demanda de calefacción y refrigeración. La deducción máxima será de 5.000 euros anuales.

Deducción de un 40%. Quienes realicen obras en su vivienda habitual o arrendada (o si la vivienda se alquila antes del 31 de diciembre de 2023) que contribuyan a una reducción de al menos un 30% del consumo de energía primaria no renovable, podrán se podrán deducir hasta un máximo de 7.500 euros anuales.

Deducción de un 60%. Con hasta un máximo de 15.000 euros por obras de rehabilitación que mejoren la eficiencia energética en edificios residenciales que reduzcan en un 30% como mínimo la energía no renovable. En este caso, la deducción será aplicable a las obras que se hayan llevado a cabo entre el 5 de octubre de 2021 y hasta el 31 de diciembre de 2023.



IVA

Adicionalmente, para obras de rehabilitación de edificios u obras de renovación o reparación de viviendas, la Ley 37/1992 establece una deducción del 10% del IVA para dos casos concretos.

Obras de rehabilitación de edificios y obras análogas o conexas. Incluye las obras de consolidación o el tratamiento de elementos estructurales, fachadas o cubiertas, así como obras de albañilería, fontanería o de mejora de eficiencia energética, entre otras. La reducción del IVA será posible cuando la consecución de este tipo de obras supere el 50% del coste total del proyecto de rehabilitación.

Obras de renovación y reparación de viviendas. Deducción para edificaciones donde al menos el 50% de la superficie construida se destine a viviendas. Además, es requisito indispensable que el destinatario sea la persona física o la comunidad de propietarios y haga uso de la vivienda de manera particular; que la construcción o la rehabilitación de la vivienda donde se realicen las obras se haya terminado al menos dos años antes del inicio de estas últimas; y que la persona que realice las obras no aporte los materiales para la ejecución de la misma o, en su defecto, no supere el 40% de la base imponible de la operación.


El blog de hoy lo vamos a dedicar a explicar cómo debes declarar el IRPF de tus inmuebles con ejemplos e imágenes de Renta web 2022.

¿Cómo declarar inmuebles en la Renta 2022?

Desde el 6 de abril todos los contribuyentes pueden presentar la declaración de la renta correspondiente al ejercicio 2021, a través del sistema “Renta Web” disponible tanto en la web de la Agencia Tributaria o a través de la App de la Agencia Tributaria: https://sede.agenciatributaria.gob.es/Sede/Renta.html

Información a tener en cuenta antes de realizarla: 


¿Cómo indicar el uso de los inmuebles?

Actualmente, es el propio sistema de Renta Web el que refleja de forma conjunta todos los usos que ha tenido el inmueble a lo largo del año (vivienda habitual, alquiler…). Esto se puede visualizar haciendo clic en el desplegable que se abrirá al seleccionar cada inmueble.

Declaración Renta Web

Esta pluralidad de usos se puede producir de forma simultánea o sucesiva en el tiempo. Por ejemplo, si el contribuyente tiene una segunda vivienda que alquila los meses de julio y agosto tendrá que seleccionar el uso “3 A disposición de sus titulares”, por 303 días (365-31-31) y el uso “1 Arrendamiento” por 62 días.

Detalle declaración inmuebles renta

Por último, se cumplimentan los datos solicitados para estos usos. 

detalle alquileres renta

En los siguientes apartados te enseñaremos a declarar correctamente los rendimientos derivados de tus bienes inmuebles. 

Vivienda Habitual

La vivienda habitual del contribuyente no genera ningún tipo de renta, pero es necesario comprobar que los datos que aparecen en el borrador de la declaración en el Apartado C “Bienes inmuebles” de la página 6 de Renta Web son correctos. Si has cambiado de domicilio debes indicarlo en Renta Web e incluir los datos de la nueva vivienda.  

Si la vivienda en la que se reside es alquilada, debes indicar el NIF de tu arrendador.

En el borrador de la declaración se muestran los datos que Hacienda posee sobre tu vivienda habitual y que debes modificar para adecuarlos a la realidad, como es: 

Para ver los datos de tu vivienda habitual y del resto de tus inmuebles, debes seleccionar dentro del apartado de “Datos económicos” el apartado “Bienes inmuebles y rentas derivadas de los inmuebles a disposición de sus titulares, arrendados o cedidos a terceros, o afectos a actividades económicas”. El programa abrirá la página 6 de la declaración.  Aparecerá un listado con todos los inmuebles, indicando la dirección, referencia catastral y el uso. Si tienes que hacer algún cambio, podrás editar el inmueble seleccionando el botón “Editar” que aparece a la izquierda del número del inmueble. También podrías borrarlo seleccionando la “X” si fuera necesario (por ejemplo, por ser su vivienda habitual antigua). 

Declaración inmuebles para la renta

Si utilizas la vivienda para el trabajo como autónomo

Si el autónomo utiliza parte de tu vivienda para realizar su actividad económica, debes  

  1. Seleccionar también el uso “6 Inmueble afecto a actividades económicas”  
  1. Dar al botón “Información adicional”.  
  1. Se abrirá una ventana en la que tendrás que indicar los días que tuvo ese uso.  

En estos casos, los gastos derivados de la titularidad de la vivienda (amortizaciones, IBI, comunidad de propietarios, etc.), son deducibles en el apartado de la declaración correspondiente a la actividad económica, en proporción a la parte de la vivienda afectada al desarrollo de la actividad y a su porcentaje de titularidad en el inmueble. 

Sin embargo, por los suministros (agua, gas, electricidad, telefonía e Internet) se podrá deducir en el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.  

Es decir, si de 100 metros de vivienda, se utiliza el 20% (20 metros) para la actividad, el porcentaje que podrás deducir es el 6% (20% x 30%). Por lo tanto, de 3.000 euros de coste de suministros se podrán deducir 180 euros (3.000 x 6%). 

Con Nester todo es más fácil

Si has llegado hasta aquí significa que eres de los que realizas todos estos trámites por tu mismo y gestionas por tu cuenta el alquiler. A parte de haber resumido cómo debes declarar tus inmuebles en la renta tenemos algo más para tí. Recuerda que Nester te ayudamos con toda la gestión diaria de tu alquiler, desde el principio hasta el final. Eso significa que tienes a tu disposición una herramienta que te ayudará a publicar tu vivienda en los principales portales inmobiliarios, escoger al mejor inquilino entre todos los interesados, realizar el contrato de arrendamiento y su firma de forma totalmente digital, a gestionar las incidencias del día a día, los pagos, etc. 

Por ello, si quieres una herramienta que te haga fácil la gestión de tu alquiler no pierdas esta oportunidad y confía en Nester

¡Hola a todxs! En el blog de esta semana, trataremos de dar respuesta a una pregunta que nos suelen hacer nuestros clientes: ¿Cuál es la diferencia entre coliving y cohousing? Aunque puedan parecer dos conceptos muy parecidos – y de hecho parten de una misma idea- existen importantes diferencias entre ambos. 


Empecemos por el principio, ¿cómo definen los expertos el coliving? ¿Y el cohousing?

El coliving se trata de un fenómeno residencial que consiste en compartir una serie de espacios comunes entre los distintos residentes de una vivienda. Estos comparten no solamente espacios de la propia vivienda (como cocina o baños...) sino también una serie de intereses o proyectos comunes. Las comunidades colivings suelen ofrecer a sus inquilinos actividades y servicios que generan mayor comunidad y sinergia entre quienes habitan este tipo de viviendas. 

En cambio, el cohousing, si bien también se basa en un modelo de vivienda en comunidad, priman los espacios o viviendas privadas para sus residentes. Estos además tienen espacios comunes como pueden ser parques, huertos, gimnasio, etc. 

Podríamos decir que el cohousing se centra más en los servicios comunes y el coliving, en el desarrollo de las relaciones personales, con el punto de mira puesto en las colaboraciones y acciones conjuntas que en el ámbito profesional pueden entablarse entre los convivientes. 


¿Y cuáles son las principales diferencias entre coliving y cohousing?

Aunque de la propia definición ya os hemos ido revelando las principales diferencias podemos destacar muchas más. 


Por tipología de residentes 

Los espacios de coliving suelen ser habitados por jóvenes de mediana edad, trabajadores expatriados, profesionales independientes, que buscan no solamente una vivienda para habitar sino sobre todo una comunidad con intereses, proyectos y modo de vida similar. En el coliving priman las relaciones profesionales que hay entre los residentes. En cambio, el cohousing suele ser una tendencia para familias o residentes de mediana edad que buscan alejarse de las grandes ciudades y tener su propia vivienda, pero con un concepto de comunidad mucho mayor. Es una tendencia muy abonada a perfiles seniors o jubilados.


Por la duración de la estancia 

Aquí radica una de las mayores diferencias, mientras que el coliving se proyecta para estancias de corta y media duración, el cohousing se posiciona como una alternativa para proyectos de vivienda permanente para sus inquilinos. Estas viviendas suelen ser de propiedad de quienes habitan en ella o también es muy común que sean parte de una cooperativa de propietarios. 



Por tipología de viviendas

El coliving suelen ser fincas regias destinadas total o parcialmente a esa modalidad y cada espacio suele tener entre 3 y cuatro habitaciones privadas para cada coliver. En cambio, las viviendas de cohousing suelen ser viviendas independientes entre sí en un mismo terreno y espacios comunes.  


Por los servicios que ofrecen 

En este aspecto el coliving gana de goleada al cohousing. El primero suele ofrecer como parte de su propuesta de valor distintos servicios que se ofrecen de forma conjunta a sus inquilinos como lavandería y limpieza y otros opcionales como actividades de fin de semana o salas de juego. En cambio, el cohousing suele dar más valor al espacio compartido como jardines, parques o huertos que a los propios servicios.  

Por último, os queríamos presentar un par de proyectos muy interesantes que existen en España de ambas modalidades. Un proyecto de coliving muy interesante es el que presentan los compañeros de Enso coliving, muy centrada en una comunidad de inquilinos muy potente. Por el lado del cohousing uno de los proyectos más interesantes ha sido el que presentó la Sociedad Cooperativa Andaluza bajo el nombre “Residencial Puerto de la Luz” y que se sitúa en Málaga: https://www.residencialpuertodelaluz.com/


Bono joven para el alquiler

El Consejo de Ministros ha aprobado que, a partir de este mes de enero, ya se puede pedir el bono de alquiler para personas jóvenes. El bono joven de alquiler se destinará a personas de entre 18 y 35 años que estén pagando un alquiler con el objetivo de evitar que el precio de la vivienda de alquiler sea un "obstáculo" para estas personas. 

Para poder acceder al bono del alquiler, los jóvenes tendrán que cumplir con una serie de condiciones económicas, de tipo de alquiler o de compatibilidad con otras ayudas y prestaciones que detallamos en este artículo. 

Fuente: 20 Minutos


¿Cantidad y duración del bono del alquiler? 

La cuantía de este bono del alquiler será de 250 euros mensuales. Se podrá recibir durante dos años siempre que en ese tiempo se reúnan todas las condiciones exigidas. 


¿Cuál debe ser el precio máximo del alquiler? 

El precio máximo del alquiler para poder recibir el bono es de 600 euros mensuales. No obstante, el texto dejará en manos de las comunidades autónomas la posibilidad de ampliar ese límite hasta los 900 euros mensuales. El alquiler, además, debe ser sobre una vivienda que constituya la residencia habitual del beneficiario. 


¿Pueden cobrar el bono las personas que han alquilado una habitación? 

Sí, pero deben cumplir con un límite de alquiler de 300 euros por esa habitación, una cantidad que en algunos casos se podrá elevar hasta los 450 euros. 


¿Cuál es el límite de ingresos para cobrar el bono? 

El límite de ingresos para cada persona que solicite el bono del alquiler será de 24.318 euros anuales, la cantidad equivalente a tres veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). 



¿Con qué ayudas es compatible el bono del alquiler? 

No se podrá compatibilizar con otras ayudas para el pago del alquiler salvo en el caso de las que están destinadas para colectivos señalados como vulnerables. El bono del alquiler, además, se podrá percibir a la vez que las pensiones no contributivas y que el Ingreso Mínimo Vital (IMV). 


¿Cuándo entrará en vigor el bono del alquiler? 

La entrada en vigor del bono del alquiler será retroactiva con efectos al 1 de enero, por lo que se pagarían las cantidades acumuladas desde esa fecha. Este trámite se puede realizar tanto de forma presencial como telemática, siendo esto último posible en la sede electrónica de cada comunidad autónoma. 


Nester te ayuda en la gestión de tu alquiler  

Por último, si te encuentras de alquiler, esto te interesa. Recuerda que Nester es la plataforma más completa de gestión y administración de alquileres del mercado. ¿Qué te aporta? Te proporciona una manera fácil, sencilla y práctica de controlar y administrar tu alquiler. Gracias al uso de los procesos digitales, te proporciona herramientas como: 



crossmenuarrow-up